El fortalecimiento a los procesos de planificación y ordenamiento ambiental en el Chocó Biogeográfico es otra de las estrategias implementadas por el Proyecto para la conservación de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos, frente a las amenazas directas e indirectas de la minería.

El proyecto tiene como meta contribuir en los procesos de planificación y ordenamiento ambiental  de ocho municipios:  Murindó, Vigía del Fuerte, Frontino, Bojayá, Medio Atrato, Quibdó,  Tadó y Buenaventura.

¿En qué consiste?

Los municipios y departamentos tienen instrumentos de corto y largo plazo para la planificación y ordenamiento ambiental, tales como los planes de desarrollo municipal (PDM), los planes de desarrollo departamental (PDD), los Planes de Ordenamiento Territorial (POT), entre otros.

Por su parte, las corporaciones autónomas regionales (CAR), autoridades ambientales en los departamentos, desarrollan el Plan de Acción Institucional y lideran los Planes de Gestión Ambiental Regional (PGAR) de sus jurisdicciones. Igualmente, las áreas protegidas nacionales y regionales son figuras y determinantes ambientales para el ordenamiento territorial.

En un reconocimiento de los instrumentos de gobierno propio, los consejos comunitarios de comunidades negras tienen sus planes de manejo de los recursos naturales y planes de etno-desarrollo, así como las comunidades indígenas sus planes de vida.

El Proyecto busca articular todos estos procesos de planificación ambiental y de ordenamiento con la participación de diversos actores institucionales, comunitarios y étnicos.

¿Cómo hemos avanzado?

  • En el Medio Atrato y Alto San Juan, así como en Buenaventura, entre el 70% y el 98% de las áreas de los municipios corresponden a territorios colectivos de comunidades negras o indígenas, y para el caso de Frontino, Tadó y Buenventura, además existe la presencia de Parques Nacionales Naturales.
  • El Proyecto busca articular los procesos de planificación ambiental y de ordenamiento de las instituciones y los grupos  étnicos.
  • A le fecha se ha llevado a cabo un ejercicio para los municipios de Alto San Juan y Medio Atrato con la participación de diversos actores institucionales, comunitarios y étnicos.

Logros

  • Retroalimentar y complementar participativamente las propuestas de estructura ecológica existentes, determinantes ambientales y servicios ecosistémicos en los municipios.
  • Socializar conceptos clave y procedimientos sobre minería y principales impactos.
  • Identificar y caracterizar las amenazas a la biodiversidad por los efectos directos e indirectos de la minería en los municipios.
  • Reconocer medidas tradicionales de adaptación al cambio climático y como parte de la gestión integral del riesgo.