Falta un debate en el Congreso para aprobar Convenio de Minamata

Se calcula que por cada colombiano se liberan, en el territorio nacional, 1,6 kg de mercurio, un metal tóxico que la Organización Mundial de la Salud lista como uno de los 10 químicos más problemáticos para la salud pública en el mundo. 

Septiembre 22 de 2017 – Un último paso, el debate en la plenaria de la Cámara de Representantes, es necesario para que Colombia se vincule al Convenio de Minamata, un tratado que busca reducir las emisiones globales de mercurio y sus afectaciones a la salud y al ambiente. Los senadores Luis Fernando Velasco y Nidia Marcela Osorio, fueron los ponentes en el Senado.

No podemos perder el impulso. Cuando el país haga parte del tratado, podremos empezar a gestionar recursos y asistencia técnica para descontaminar nuestros cuerpos de agua contaminados con mercurio y beneficiarnos de los controles en el comercio internacional”, explica Mauricio Cabrera, coordinador de política en temas mineros de WWF, y continúa: “Falta un sólo debate en el Congreso y es indispensable que se agende pronto. Colombia, con 75 toneladas anuales en promedio, es el tercer país que más mercurio libera, después de China e Indonesia, pero si lo calculamos en relación con la población, tenemos el deshonroso primer lugar en liberaciones per cápita”.

Una vez se apruebe la Ley, pasará a sanción presidencial y luego a revisión de la Corte Constitucional. Si la Corte la declara conforme a la Constitución, la Cancillería prepara y entrega el instrumento de ratificación ante el Secretario General de las Naciones Unidas en Nueva York, quien es el depositario del Convenio. A partir de ese momento, Colombia será monitoreado por todos los países miembro para que cumpla sus compromisos de eliminación del mercurio. Así, la prohibición para el uso de este metal en la minería de oro que comienza el año entrante, según lo estableció la Ley 1658 de 2013, estaría vigilada internacionalmente. También habría veeduría para la erradicación del mercurio en los demás sectores pactada para 2023 y se controlarían productos con mercurio añadido, como bombillos fluorescentes y termómetros.

El mercurio puede llegar al cuerpo humano de diferentes maneras: a través del contacto con la piel, al ingerirse o al inhalarse. Esto implica que todos podemos estar en riesgo contaminarnos con mercurio: al interactuar directamente con el metal, al consumir alimentos contaminados – como pescado – o al respirar el aire cerca a lugares donde se evapora mercurio, como ocurre con la amalgama oro – mercurio utilizada en la minería. La magnitud de los efectos tóxicos del mercurio depende de varios factores, entre ellos, cuál es la dosis recibida, cuál es la forma química del metal y la vía y el tipo de exposición, es decir, si es aguda (una sola vez) o crónica (prolongada).

 Datos clave

  • El Convenio de Minamata fue adoptado en Japón el 10 de octubre de 2013 y lleva el nombre de una bahía japonesa donde miles de personas se intoxicaron con metilmercurio, la forma orgánica del metal que es absorbida por el cuerpo humano. Fue allí donde se evidenció por primera vez lo que se denominó como la enfermedad de Minamata, un trastorno que genera impactos neurológicos severos, que se manifiestan con síntomas como el deterioro de los sentidos de la vista y el oído, la descoordinación corporal y parálisis, entre otros.
  • El mercurio (Hg) es ampliamente reconocido como un contaminante global y constituye un problema de salud pública y ambiental. Este metal no tiene ninguna función fisiológica beneficiosa para el cuerpo humano y en cualquiera de sus formas es tóxico para los organismos vivos y el ambiente.
  • En Colombia no se extrae mercurio; éste es importado desde otros países. El comercio legal del mercurio proviene de Kirguistán, España, México, Países Bajos, Estados Unidos, Alemania, Rusia, China, Italia y Reino Unido. Según la DIAN entre 2003 y 2013 fueron importadas al país 1020 toneladas de mercurio. El comercio ilegal de mercurio en Suramérica se origina en China, extraído del desmantelamiento de plantas de cloro álcali y la producción primaria. Perú es el centro de distribución suramericano de mercurio de contrabando y desde allí es enviado por carretera o por cabotaje marítimo al resto de Suramérica. En Colombia se distribuye principalmente por las vías de Nariño y Putumayo desde donde comienza a ser entregado hacia los distintos distritos mineros auríferos.