El Proyecto GEF Conservación de la biodiversidad en paisajes impactados por minería trabaja en la región pacífica colombiana, zona que hace parte del complejo ecorregional Chocó-Darién, uno de los lugares más biodiversos del mundo y que cubre un área de aproximadamente 17 millones de hectáreas.

El proyecto se desarrolla en el departamento del Chocó y la franja occidental de los departamentos de Antioquia, Risaralda, Valle del Cauca y Cauca. Su objetivo principal es proteger la biodiversidad de los impactos directos e indirectos de la explotación minera de oro, plata y platino. Es financiado por el Global Environmental Facility (GEF), implementado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y ejecutado por WWF – Colombia, junto con el gobierno nacional y organizaciones y entidades a nivel regional y local.

  • El complejo ecorregional del Chocó Darién ubicado en el sector nor-occidental de Suramérica, y que en Colombia abarca la región del Pacífico, es una zona caracterizada por su singularidad biológica, ya que tiene uno de los más altos niveles de endemismo en el Neotrópico. Esto se debe entre varias razones a las dinámicas naturales que han actuado durante millones de años, a su ubicación estratégica en las rutas migratorias de numerosas especies y a sus ecosistemas costeros.

    La diversidad biológica en el Chocó-Darién es también producto de la interacción de las culturas que han vivido en estrecha relación con sus ecosistemas.

    De las aproximadamente 45.000 especies que hay en el país, entre 7.000 y 8.000 viven en el Pacífico, zona también conocida como el Chocó Biogeográfico. Se estima que 2.000 de estas especies son endémicas. Bosques húmedos tropicales de tierras bajas, bosques montanos, páramos, manglares, matorrales, pastizales húmedos, humedales y bosques aluviales están presentes en esta región.

    Como reseña el Plan de Acción del Complejo Ecorregional Chocó-Darién, publicado por WWF – Colombia, la pérdida y fragmentación de ecosistemas es la principal amenaza para la conservación de su diversidad biológica y cultural, por lo cual se le ha asignado el título de Área Crítica de la biodiversidad global.

    Fuentes: 

    • Landscape management in Chocó-Darién priority watersheds. WWF Colombia, 2013. 
    • Plan de Acción del Complejo Ecorregional Chocó-Darién. WWF Colombia, 2008. 
  • El Proyecto GEF para la conservación de la biodiversidad en paisajes impactados por la minería, finalizará en junio de 2019 y para esa fecha busca alcanzar, entre otros, los siguientes resultados:

    • Buscaremos que el marco político, legal y de planificación del sector minero incluya consideraciones de conservación y valoración de la biodiversidad.
    • Conservaremos la biodiversidad en áreas altamente vulnerables por impactos de la minería, a través del fortalecimiento de áreas protegidas y la creación de nuevas áreas protegidas de uso múltiple que cubran al menos 70.000 hectáreas.
    • Promoveremos la reducción de la dependencia de las comunidades a la minería por medio del fortalecimiento de sus instrumentos de planificación y ordenamiento, y del apoyo a alternativas productivas que usen de manera sostenible los recursos naturales de la zona.

    Para saber cómo se van a cumplir estos propósitos, invitamos a consultar la sección Líneas de acción de esta página web.

    El Proyecto aborda el desafío de la explotación minera en el Chocó Biogeográfico, no sólo desde el punto de vista ambiental, sino desde el social, al entender que ambos están relacionados y son una oportunidad para el desarrollo de esta zona del país, como lo planteó el Proyecto GEF Biopacífico en 1998.

  • En las últimas décadas la región del Chocó Biogeográfico ha registrado una tendencia creciente a la explotación de la minería de oro, plata y platino debido, en parte, a los altos precios de estos metales preciosos. Esta actividad, cuando no cuenta con consideraciones ambientales ni sociales, pone en riesgo la diversidad biológica, a las comunidades indígenas, afro, campesinas y a los procesos étnico-organizativos.

    Según reportó el Departamento Nacional de Planeación (DNP) en un informe publicado en septiembre de 2016, y que reseñaba cifras del Ministerio de Minas y Energía de 2012, en el país el 86,7% de la minería de oro a ese año no contaba con título minero ni licencia ambiental. Además, 3.584 minas no cumplían con estándares ambientales ni sociales.

    Si bien la minería artesanal es reconocida en la Ley 70 de 1993 como una actividad productiva de las comunidades negras, otras dinámicas como las economías ilegales, la ausencia de consideraciones ambientales en los instrumentos de planificación, así como la falta de oportunidades para generar ingresos en otras actividades productivas, han convertido a la minería en esta zona en un desafío que debe ser abordado de manera integral.

    Resulta necesario continuar trabajando con las autoridades regionales, municipales, étnicas y comunitarias en el fortalecimiento de sus capacidades para generar estrategias que permitan el adecuado control, vigilancia y fiscalización de los recursos naturales renovables y no renovables en el Chocó Biogeográfico. De igual forma, es necesario generar políticas públicas que contribuyan con este mismo fin.

  • El Proyecto Conservación de la biodiversidad en paisajes impactados por la minería es financiado por el Global Environmental Facility (GEF), es implementado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y ejecutado por el WWF Colombia en conjunto con los siguientes socios:

    • Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS)
    • Ministerio de Minas y Energía (MME)
    • Parques Nacionales Naturales (PNN)
    • Instituto de Investigaciones Ambientales del Pacífico (IIAP)
    • Las corporaciones autónomas regionales Codechocó, Corpourabá, CVC y CRC
    • Gobernación de Antioquia
    • La Organización Indígena de Antioquia (OIA) y los consejos comunitarios Cocomacia y Asocasán.

    También participa la Agencia de Estados Unidos para el desarrollo internacional (USAID) y las alcaldías municipales de Murindó, Vigía del Fuerte, Frontino, Bojayá, Medio Atrato, Quibdó, Tadó y Buenaventura.

    En el desarrollo del Proyecto otras organizaciones se han venido incorporando. Entre ellas:

    • Programa Pequeñas donaciones del GEF
    • ONU-REDD Colombia
    • Universidad Tecnológica del Chocó (UTCH)

    El Proyecto cuenta con un Comité Directivo y un Comité Técnico que acompañan el desarrollo de las diferentes acciones y líneas de trabajo.