El Consejo Comunitario más grande de Colombia quiere posicionarse como un actor indispensable en la construcción de la paz territorial, y por ello ha trabajado participativamente con las comunidades en el diseño de un plan de acción que se ejecutará hasta el 2027. El Proyecto GEF / PNUD biodiversidad y minería ha apoyado este proceso que busca fortalecer la gobernanza del Medio Atrato.

Boletín de prensa – Quibdó, octubre 26 de 2017

Ministerios, organizaciones no gubernamentales, representantes de la cooperación internacional, alcaldías, gobernaciones, entre otros actores, se encontrarán el próximo 8 de noviembre en Quibdó para conocer Cocomacia 2027, planeando el futuro, actuando ahora. Se trata de una hoja de ruta para trabajar en favor de las 45.000 familias que habitan en las casi 700 mil hectáreas con las que cuenta Cocomacia, el consejo comunitario mayor de la Asociación campesina integral del Atrato. 

“Nosotros seguimos manteniendo las mismas metas de siempre, la defensa, control y administración del territorio, pero ante las nuevas circunstancias del país tenemos que trabajar con un nuevo enfoque que nos permita asegurar que trabajamos en alianzas valiosas para nuestra gente”, explica Rosendo Blandón, Representante Legal de Cocomacia, “somos 7.094 familias y 124 consejos comunitarios locales que vivimos en la cuenca media del río Atrato, entre los departamentos de Chocó y Antioquia, y cuyas necesidades son nuestra razón de ser”.

Para lograr una planeación participativa se realizaron 3 encuentros comunitarios en Puné, Ichó y Guadalupe, donde se trabajó en el diseño de metas e indicadores para cada una de las áreas 10 de la organización. Hoy, se cuenta con un escenario deseado a 2027 y un esquema de proyectos en etnosalud, etnoeducación, derechos humanos, cultura recreación y deporte, producción y comercialización, recursos naturales, territorio y autonomía, género, política y organización.

Los principales beneficiarios son las las áreas rurales de los municipios de Quibdó (70%), Medio Atrato (71%), Atrato (4%), Carmen del Darién (1%), Bojayá (40%), Murindó (40%), Vigía del Fuerte (71%) y Urrao (4%), que constituyen el territorio titulado a Cocomacia.

Lo que viene: alianzas

Carmen Candelo, Directora del Programa de Gobernanza y Medios de Vida Sostenible de WWF Colombia, y quien ha acompañado este proceso de planeación, destaca la importancia del encuentro que se tendrá con las entidades en Quibdó. “Se trata de un diálogo de acción participativa que le permitirá a Cocomacia explicar qué quiere hacer y al Gobierno y agencias inernacionales verificar de qué modo sus programas se coordinan con estos planteamientos y así comenzar a trabajar de la mano”, comenta Candelo. El impacto de estas alianzas busca también apalancar la sostenibilidad de la organización, ya que los Consejos Comunitarios no cuentan con financiación directa del Estado y deben buscar mecanismos para generar fondos.

Los principales beneficiarios son las las áreas rurales de los municipios de Quibdó (70%), Medio Atrato (71%), Atrato (4%), Carmen del Darién (1%), Bojayá (40%), Murindó (40%), Vigía del Fuerte (71%) y Urrao (4%), que constituyen el territorio titulado a Cocomacia.

Más información sobre el plan en: http://cocomacia.org.co/